Lockheed SR-71 Blackbird – Aviones Militares

El Lockheed SR-71 Blackbird fue un avión militar de reconocimiento estratégico con capacidad para volar a Mach 3. Aunque fue uno de los primeros aviones operativos que incorporaba tecnología furtiv…

SR-71A en vuelo en 1988

SR-71A en vuelo en 1988

El Lockheed SR-71 Blackbird fue un avión militar de reconocimiento estratégico con capacidad para volar a Mach 3. Aunque fue uno de los primeros aviones operativos que incorporaba tecnología furtivas, su primer vuelo fue en 1964, debido a su gran tamaño y forma era fácilmente detectable por su sección transversal.

La misión de este avión militar era penetrar en espacios aéreos enemigos a muy alta altura y velocidad de tal forma que aunque fuera detectado era capaz de evitar las defensas aéreas enemigas, tanto cazas como misiles tierra-aire, que simplemente no podían alcanzarle.

Con la evolución de los misiles antiaéreos y la aparición de cazas interceptores con capacidad de volar a alta altura la seguridad de estos aviones militares disminuyó, lo que unido a la evolución y mejora de los sistemas de vigilancia mediante satélites espaciales hicieron que disminuyeran el número de misiones hasta ser dado de baja en 1990. Durante la Guerra del Golfo de 1991 Estados Unidos se encontró con que los aviones no tripulados y los satélites que debían sustituir al SR-71 no pudieron localizar rápidamente las baterías de misiles Scud que utilizaba Irak de tal forma que las misiones para destruirlos solían encontrarse con que se habían trasladado y había que volver a buscarlas. Finalmente en 1998 fueron retirados por completo.

Diseño del SR-71

Probablemente lo más característico y por lo que es más conocido este avión es por su peculiar silueta con un estilo estilizado y unos grandes motores separados incrustados en las alas.

El SR-71 Blackbird está fabricado en una aleación de titanio, material curiosamente importado desde la Unión Soviética. Sobre este material se pintaba con un color azul oscuro casi negro lo que facilitaba la emisión del calor interno y como camuflaje en sus vuelos nocturnos.

Aunque se diseñó pensando en la reducción de su firma radárica, siendo el primer avión furtivo operativo, el extremo calor emitido por los motores podía reflejar las ondas radar convirtiéndolo en uno de los objetivos más claramente identificables. Así se desarrollaron formas curvas en las superficie para reflejar ondas de radio y se instaló material refractante en forma de dientes de sierra de las alas, pero los grandes motores incrustados en las alas delataban el avión frente a los radares civiles habituales. En el inicio de su vida operativa esto no suponía un riesgo para la aeronave ya que volaba a una altura y velocidad que hacía inútil cualquier intento de derribo, si bien fue un problema importante para la adquisición de inteligencia ya que las potencias enemigas sabían cuándo se acercaba un aparato y podían actuar en consecuencia.

Detalle del cono del motor de un SR-71

Detalle del cono del motor de un SR-71

Uno de los secretos del funcionamiento del BlackBird son los conos que se encuentran en las entradas de aire de los motores. El problema es que los turboreactores precisaban de un flujo de aire subsónico para funcionar de forma correcta, pero al mismo tiempo el SR-71 debía volar a Mach 3,2. Estos conos hacían variar la onda de choque del aire de tal forma que rebotase en las paredes del motor antes de llegar a la cámara del motor ya hubiera reducido su onda a una velocidad de Mach 1. Así, jugando con la inclinación de esta púa se podía redirigir la onda de choque de tal forma que disminuyese su velocidad relativa y el aire entrase en el turboreactor a la velocidad adecuada. En las primeras versiones el control de la púa era gestionado por un ordenador analógico aunque posteriormente se sustituyó por un sistema digital debido a su mayor capacidad de cálculo y velocidad.

Debido al extremo calor que se alcanzaba dentro de la estructura se diseñó un combustible específicamente preparado para este avión: JP-7. El combustible se utilizaba como refrigerante antes de ser inyectado en los motores por lo que tenía una consistencia más líquida que el habitual. Esta menor consistencia y el hecho de que la estructura del avión no fuese estanca en tierra (estaba diseñada para serlo en el aire gracias a a dilatación del fuselaje debido a las altas temperaturas alcanzadas) provocaba que el avión derramara combustible cuando estaba parado en tierra. Para reducir el riesgo de incendio que esta situación provocaba, el JP-7 tiene un punto de inflamación mayor que otros combustibles por lo que se precisaba de una inyección de trietilburano para que la mezcla pudiese arder.

Vista frontal de un SR-71

Vista frontal de un SR-71

Aunque las ideas iniciales eran que el mismo aparato realizase las misiones de reconocimiento y bombardeo la escalada en el precio del avión hizo que se descartase la faceta de bombardeo y se dedicase especial esmero a los sistemas de reconocimiento. Los SR-71 Blackbird fueron dotados de todas las mejoras y avances tecnológicos en cámaras fotográficas, grabación de vídeo y detectores de señales para su análisis por los equipos de inteligencia. Si bien en sus inicios la información captada por el SR-71 sólo podía analizarse una vez hubiera aterrizado en la base en los últimos años de servicio se incorporó un enlace que permitía transmitir la información en tiempo real a un equipo ELINT.

Operadores del SR-71 Blackbird

Tan sólo Estados Unidos voló este aparato ya que al ser considerado alto secreto no se vendió ni cedió a ninguna potencia extranjera.

Más información

Compártelo:

Me gusta:

Me gustaCargando…

Relacionado

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad