Lockheed U-2

Vista lateral de un U-2

Vista lateral de un U-2

El Lockheed U-2, conocido como Dragon Lady, es un avión de reconocimiento, tanto diurno como nocturno, a gran altitud desarrollado para la CIA aunque ha sido utilizado también por la Fuerza Aérea y la Armada de Estados Unidos. El avión, que se desarrolló en plena Guerra Fría, sigue siendo utilizado como avión de vigilancia si bien también realiza misiones civiles para calibración y validación de datos de satélites y tareas de investigación y desarrollo de nuevos sensores electrónicos.

¿Por qué el U-2?

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial se formaron los dos grandes bloques políticos que derivaron en la Guerra Fría. Estados Unidos se encontró que toda la información de inteligencia militar de las bases soviéticas, basada todavía en fotografías aéreas, era información recogida por Alemania durante la guerra por lo que estaba bastante desactualizada. Entonces empezaron a sobrevolar espacio aéreo soviético con bombarderos reconvertidos a aviones de vigilancia, si bien estos aparatos eran vulnerables tanto a los cazas enemigos como a la artillería antiaérea. A partir de 1950 la URSS empezó a atacar a todos los aviones que se acercaban a su frontera por lo que la Fuerza Aérea Estadounidense planteó la necesidad de solventar esta situación.

El caza soviético de la época que más alto podía volar era el MiG-17, que alcanzaba los 45.000 pies (13.700 m) por lo que se calculó que un avión de reconocimiento que pudiera volar por encima de los 18.000 metros no podría ser interceptado por ningún caza y estaría muy por encima de la acción de los sistemas antiaéreos. Además en Estados Unidos creían que la URSS seguía utilizando la tecnología radar de la Segunda Guerra Mundial que no podía detectar nada por encima de los 65.000 pies (19.800 m). Con estas convicciones se solicitó el estudio y planificación de un avión de reconocimiento que volase por encima de los 70.000 pies (21300 m) y tuviera un gran radio de acción de tal forma que pudiera realizar incursiones profundas en territorio soviético sin ser detectado. Para entender la dificultad de este proyecto hay que tener en cuenta que en esa época el avión de la flota estadounidense que podía volar más alto era el Martin B-57 que alcanzaba los 48.000 pies (14.600 m) y ni siquiera era un diseño propio sino que era la versión estadounidense, construida bajo licencia, del English Electric Canberra.

Historia del U-2

Lockheed U-2 sobre volando montañas

Lockheed U-2 sobre volando montañas

La Fuerza Aérea decidió solicitar propuestas de diseño, según los requerimientos de altitud y radio de acción antes indicados, a varias empresas de tamaño medio (Bell Aircraft, Martin Aircraft y Fairchid)evitando a las grandes corporaciones del momento pensando que éstas no dedicarían el esfuerzo necesario al tener otros modelos y concursos más apetecibles económicamente. Los directivos de Lockheed se enteraron del proyecto y decidieron desarrollar un modelo para presentarse.

Los ingenieros de Lockheed adaptaron un XF-104 para cumplir con los requisitos del programa. Se acortó el fuselaje del avión, aunque manteniendo el motor GE J73, al que se adosaron largas y estrechas alas, convirtiendo el aparato en una especie de planeador motorizado. Para aligerar peso se optó por no llevar armamento y eliminar el tren de aterrizaje convencional: en su lugar simplemente habría un par de ruedas en posición centrada en el fuselaje.

En la presentación de los modelos frente a la comisión de la Fuerza Aérea el U-2 fue descartado casi al instante por los jefes militares resultando ganadores el modelos Bell X-16 y una modificación del B-57 que tenían un perfil más tradicional. En esta comisión de estudio había varios civiles ya que los aviones de vigilancia de la USAF podían ser utilizados en misiones de la CIA. Los ingenieros de la CIA estudiaron la propuesta de Lockheed y vieron una buena oportunidad para independizarse de la Fuerza Aérea. Hasta ese momento la CIA no disponía de aviones propios y debía planificar sus misiones en función de la disponibilidad de la USAF, lo cual llevaba a conflictos de intereses frecuentemente. Uno de los principales escollos político-legales era el hecho de que si la URSS detectaba un avión militar estadounidense dentro de su territorio podría considerarse como un ataque militar a su soberanía y constituir un casus belli real. Este obstáculo podía ser salvado ya que la CIA no era una agencia militar sino civil, por lo que la detección o derribo de uno de sus aviones no podría considerarse, legalmente, un ataque militar.  Así la CIA consiguió que aprobasen el uso de aviones propios para la agencia de forma totalmente independiente a la Fuerza Aérea. Cabe indicar que todos los pilotos de U-2 eran seleccionados entre los pilotos de la Fuerza Aérea pero debían abandonarla antes de integrarse a los vuelos de la CIA para poder mantener, oficialmente, que se trataban de vuelos civiles.

De igual forma al tratarse de un avión civil no se utilizó la nomenclatura militar (R – Reconnaissance) sino que se optó por la más neutral y poco específica U de Utility.

Diseño del Lockheed U-2

Lockheed U-2

U-2

El  fuselaje del Lockheed U-2 está basado en el prototipo XF-104 que buscaba desarrollar un interceptor supersónico pero manteniendo la política de aparatos simples y ligeros. Aún siendo un caza ligero se acortó el fuselaje para mejorar la relación con el tamaño de las alas.

Los motores iniciales del Lockheed U-2 son los mismos que para el protitpo del XF-104, los General Electric J73, si bien con las posteriores mejoras y adecuaciones del aparato ha recibido otros motores, cada vez más potentes.

Quizás lo más característico de este avión sean sus largas alas. La forma y dimensión de las mismas le confieren al avión varias características propias de los planeadores y le permitían mantener la sustentación necesaria para un aparato que volaba a una altitud donde el aire era menos denso de lo que estaban acostumbrados en la época. Esta gran envergadura alar le permitía un gran radio de acción pero limitaba severamente la maniobrabilidad del aparato. Aunque en el momento de su desarrollo se creía que el avión serie inmune a la detección y a los ataques enemigos gracias a su gran altitud de vuelo, la realidad es que ya en sus inicios se encontró con que la tecnología radárica de la URSS era mejor de lo previsto y que había nuevos misiles antiaéreos con capacidad de alcanza su altura de vuelo. Aún así pudo volar sus primeros años impunemente ya que aunque los radares lo detectaban no había tiempo suficiente para disparar los misiles antes de que el U-2 hubiese pasado de largo. Todo esto cambió cuando las baterías de misiles pudieron recibir información de radares que estaban ubicados a kilómetros de distancia de lugar de disparo del misil dando el tiempo necesario para que el misil fuese disparado y ascendiera hasta la altura de vuelo del U-2.

Piloto de U-2 en vuelo

Piloto de U-2 en vuelo

La altura de vuelo de los U-2 obligaba a los pilotos a llevar un traje muy parecido al de los astronautas. Este traje estaba parcialmente presurizado permitiendo que siguieran respirando y conscientes aún en el caso de despresurización de la cabina. Los pilotos podían beber y comer gracias a pequeños paquetes que, conectados a la máscara al casco, apretaban mientras sorbían por uno tubos específicamente diseñados. Aún así en una misión típica de 8 horas solían perder unos 3 kilos de peso. Para prevenir la hipoxía se hace respirar a los pilotos oxígeno puro una hora antes del vuelo.

Como ya hemos mencionado al buscar el máximo ahorro de peso los ingenieros simplificaron el tren de aterrizaje hasta dejarlo en únicamente dos ruedas centradas bajo el fuselaje. La gran envergadura de las alas hace que sea casi imposible que no rocen el suelo en el momento del despegue, provocando un accidente, así que los ingenieros prepararon uno patines con ruedas suplementarias que se adosaban en el borde de las alas para mantenerlas elevadas. Una vez el aparato levanta el vuelo estos patines caen por su propio peso al suelo y son recuperados para otro uso.

Documental de la CIA sobre el desarrollo del U-2

Terminamos este artículo con un documental que podéis encontrar en el Canal de la CIA en Youtube.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.