Fairchild-Republic A-10 Thunderbolt II

Escuadrón de A-10 Thunderbolt II

Escuadron de A-10 Thunderbolt II

El Fairchild-Republic A-10 Thunderbolt II es un avión de ataque a tierra bimotor diseñado para proporcionar apoyo aéreo cercano (CAS) a las tropas terrestres atacando a tanques, blindados y objetivos terrestres.

Tras las grandes bajas aéreas de la Guerra de Vietnam, debido en gran parte a armas de bajo calibre cuando los aviones bajaban a realizar ataques de apoyo cercano a los soldados de tierra, y antes la poca efectividad en este tipo de misiones de los helicópteros de la época, se diseñó el primer avión estadounidense específicamente creado para el apoyo cercano a los soldados de tierra.

Aunque inicialmente el A-10 se diseñó como un avión simple, casi sin electrónica, que fuese capaz de volar bajo, disparar, aguantar el ataque de armamento ligero enemigo, regresar a la base para repostar y volver a empezar, con la aparición de nuevas armas y tecnologías se ha ido adaptando y mejorando de tal forma que se espera que siga en activo, al menos, hasta 2028.

Este avión ha participado en todos conflictos en los que haya habido tropas de tierra estadounidenses desde su puesta en servicio: Guerra del Golfo, Bosnia, Kosovo, Afganistán o Irak serían los ejemplos más destacados.

Historia

Vista superior de un A-10

Vista superior de un A-10

Durante la Guerra de Vietnam (1955-1975) se hizo evidente que había que mejorar las capacidades de apoyo aérea cercano a las tropas que estaban en tierra. Durante este conflicto se vio que los helicópteros de la época (principalmente UH-1 Iroquois y AH-1 Cobra) eran muy vulnerables al fuego antiaéreo ligero y que los modernos aviones a reacción (F-100 SuperSabre, F-4 Phantom II) eran totalmente ineficaces ya que su alta velocidad les impedía apuntar correctamente a enemigos que estuviesen cerca de tropas propias y su alto consumo de combustible limitaba su tiempo de permanencia en espera sobre el terreno. Como solución de compromiso la Fuerza Aérea de Estados Unidos se utilizaban los aviones embarcados A-1 Skyrider, que la US Navy había sustituido por A-6 Intruder, para dar escolta armada a los helicópteros del Ejército de Tierra y apoyar a las tropas con sus bombas.

Con el Ejército de Tierra reclamando cada vez más apoyo aéreo cercano se vio la necesidad de mejorar esta faceta. En ese momento el Ejército controlaba el uso de los helicópteros mientras que los aviones, salvo los embarcados en portaaviones, era una exclusividad de la Fuerza Aérea. Así que ambos cuerpos prepararon sus proyectos para cubrir la necesidad de CAS y, obviamente, obtener la gestión del presupuesto correspondiente.

No podemos olvidar que estamos en plena Guerra Fría por lo que se esperaba la invasión soviética de Europa en cualquier momento. A diferencia de Vietnam, la geografía europea de grandes extensiones planas favorecía al uso masivo de rápidos vehículos y blindados. Los generales estadounidenses buscaban una solución para frenar las columnas de fuerzas blindadas soviéticas en un primer envite y la manera de apoyar a sus tropas de tierra cuando hubiera los previstos enfrentamientos.

A10 virando

A10 virando

Con este marco histórico se puede explicar el nacimiento de un avión tan especializado en una función que hasta ese momento se había considerado como secundaria, cuando no inexistente.

Los requerimientos de la Fuerza Aérea era conseguir un avión de ataque a tierra con capacidad de permanecer merodeando en la zona (esperando que lo requieran), ser maniobrable a baja velocidad (para poder discernir y atacar objetivos cercanos a las tropas propias), disponer de una potencia de fuego masiva (debería atacar tanto blindados como objetivos fijos terrestres) y tener una capacidad de supervivencia máxima (debería soportar el ataque de sistemas antiaéreos ligeros enemigos). En 1970 se presentó la solicitud oficial a la que se presentaron 6 empresas diferentes. Finalmente se seleccionaron dos para la construcción de los prototipos de avión y otras dos empresas para sendos prototipos del cañón. En 1972 se declaró a Fairchild-Republic como ganadora del concurso para el avión y General Electric del de el cañón.

Entre 1975 y 1984 se fabricaron un total de 715 aviones que han ido actualizándose en función de los nuevos escenarios y necesidades operativas (capacidad de vuelo nocturno, GPS, sistemas de contramedidas electrónicas, uso de misiles modernos, trabajo como designador de objetivos para bombarderos, etc.).

Diseño

El diseño del A-10, debido a la función para el que fue diseñado, es muy particular haciéndolo reconocible para cualquier persona aunque no tenga conocimientos del mundo de la aviación.

El avión está diseñado para ser operado y mantenido en bases dañadas o de oportunidad, ya que se suponía que estaría siempre cerca del frente en un conflicto global.

Estructura

A-10

A-10

Se suele decir que el A-10 Thunderbolt II es un avión que crece a partir de su cañón, lo cuál es bastante cierto. La estructura y forma del fuselaje central está totalmente diseñado para permitir el uso constante del cañón GAU-8 Avenger.

Las alas del A-10 son de grandes dimensiones y totalmente rectas. Esta forma le da una gran estabilidad y maniobrabilidad en vuelo a bajas velocidades, imprescindible para su misión principal, mientras que permite levantar una gran cantidad de peso en armamento. La gran superficie alar le habilita, además, a levantar el vuelo, aún a máxima carga, en muy poco espacio lo que permite su utilización en aeródromos dañados, bases móviles y pistas de oportunidad (en los planes de la USAF estaba utilizar sectores de las autopistas alemanas como base de los A-10).

Los estabilizadores, tanto verticales como horizontales, se diseñaron con una moderna, para la época, estructura de panel de abeja. Se trata de una distribución que reduce el peso de la pieza mientras maximiza la resistencia del material, incluso aunque se rompa parte del mismo. Así el A-10 puede soportar la pérdida de parte de sus estabilizadores o de las alas sin que ello signifique un resultado catastrófico. Se consigue así aumentar su resistencia al fuego enemigo.

Los alerones y superficies de control se encuentran lo más alejados del fuselaje para maximizar la maniobrabilidad del aparato a bajas velocidades. Además esos alerones, y otras superficies de control, se dividen en dos y cada uno de ellos dispone de sistemas de accionamiento redundados (hidráulicos y eléctricos), lo que reduce la posibilidad de fallo catastrófico.

Para conseguir una mayor resistencia todos los circuitos están por triplicado e incluso existen sistemas que pueden funcionar con circuito hidráulico o mediante un sistema de servos actuados eléctricamente de tal forma que aún perdiendo totalmente uno de los sistemas el avión aún sea manejable. La cabina del piloto, y partes del sistema de control, están protegidos con un blindaje de varias capas de titanio que se ha certificado ante impactos  de cañón de 23 mm e incluso algunas zonas frente proyectiles de 57 mm. La parte interior de la bañera de titanio está forrada en nylon para evitar que las posibles esquirlas puedan herir al piloto.

La resistencia del aparato antes daños es tal que el fabricante asegura que podría volar con un sólo motor, una única cola y la mitad de un ala arrancada.

Motores

Vista frontal de un A-10

Vista frontal de un A-10

El A-10 Thunderbolt II lleva dos motores de General Electric de 40,32 kN de potencia individual aunque lo más extraño es su ubicación que probablemente sea el rasgo más distintivo del A-10 y, cómo todo en este avión, tiene su razón de ser en los requisitos iniciales. Se preveía que el Thunderbold II atacaría a los vehículos y blindados enemigos con su cañón y cohetes por lo que el ataque sería siempre frontal. Al tener los motores en la parte trasera y en una zona elevada la propia estructura del avión los protege de las defensas enemigas. El hecho de tener que trabajar en pistas poco preparadas hacía que aumentasen la probabilidades de ingesta de objetos por parte de los motores, por lo que la colocación en una posición tan elevada disminuye la posibilidad de este riesgo. El hecho de tener las alas bajas, al no tener que hacer espacio para los motores, facilitaba las tareas de rearme y reabastecimiento en bases poco preparadas o con personal con poca preparación.

Cañón

Primer plano del cañón de un A-10

Primer plano del cañón de un A-10

Aunque el Fairchild-Republic A-10 Thunderbolt II puede llevar una gran cantidad de armamento bajo sus alas su principal arma es el cañón rotativo GAU-8 Avenger con 7 cañones de calibre 30 mm. Se trata de uno de los cañones más potentes que se hayan instalado en un avión y es capaz de disparar proyectiles de alto explosivo y perforantes de blindaje. Actualmente el cañón está fijado a una velocidad de 3.900 disparos por minuto (en sus inicios este valor era variable) con una precisión tal que el 70% de los proyectiles  caen en un radio de 12 metros del objetivo desde una altura de 1.220 m (4.000 pies). El tambor del cañón almacena 1.174 proyectiles y se encuentra en el centro del fuselaje del avión protegido con diversas capas de blindaje para evitar que pueda ser alcanzado por el enemigo.

Otro armamento

Vista inferior de un A-10

Vista inferior de un A-10

Ante la presencia de sistemas antiaéreos modernos se dotó al A-10 de la electrónica suficiente para disparar misiles AGM-65 Maverick tanto de guía infrarroja como por guía óptica (cámara de televisión). Cabe destacar que antes de integrar el sistema de visión nocturna a este avión se realizaron algunas misiones utilizando la cámara de infrarrojos de un misíl Maverick.

El A-10 puede portar un par de misiles aire-aire AIM-9 Sidewinder para la autodefensa en el caso de que se espera presencia de naves enemigas. Si bien no se espera que el A-10 se enfrente a cazas modernos, el hecho de responder con un misil puede darle el tiempo necesario para huir, y además le permitiría atacar a helicópteros enemigos que pudiera encontrarse.

Para las misiones de ataque a tierra puede utilizar bombas guiadas por láser, si bien la baja altura y velocidad del avión hace que sea más económico e igualmente eficaz y preciso el uso de bombas no guiadas tradicionales.

Para el apoyo aéreo cercano puede utilizar diferentes bombas de racimo y cohetes que se equipan en contenedores bajos las alas, aunque su arma principal sigue siendo el cañón.

Documental del Canal Historia en Español

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.