MiG-25

La Unión Soviética desarrolló el MiG-25 como un avión interceptor y de reconocimiento de alta velocidad. Se desarrollaron motores específicos de gran potencia que empujaban el aparato hasta alcanzar una velocidad estable de Mach 2,83 (~3200 km/h) si bien la velocidad máxima registrada es de Mach 3,2 (~3600 km/h) aunque con grave riesgo para los motores. Su primer vuelo fue en 1964, si bien no estuvo operativo hasta 1970. Se dice que el desarrollo del F-15 Eagle fue la respuesta occidental a la aparición de los primeros prototipos del MiG-25.

Diseño del MiG-25

MiG-25 sobre nieve

MiG-25 sobre nieve

El diseño del MiG-25 pretendía solucionar la defensa aérea del territorio soviético frente a los bombarderos a gran altura y los misiles de crucero. Para ello contaban con utilizar la extensa red de radares soviéticos por lo que en las primeras unidades la electrónica no era primordial.

Durante el desarrollo del MiG-25 se optó por un modelo tosco y robusto capaz de ser mantenido y reparado en cualquier base remota de la Unión Soviética con mínima infraestructura. Un ejemplo era la elección de montar un radar basado en válvulas de vacío y no en electrónica de transistores, lo cuál permitía un fácil mantenimiento por personal no excesivamente cualificado y además le proporcionaba una gran potencia de emisión que disminuían la eficacia de las ECM enemigas.

El avión se construyó alrededor de dos turborreactores de 73,5 kN de empuje cada uno que le ofrecían una gran potencia, aunque también implicaba un alto consumo.

Cuando el rol de interceptor fue perdiendo seguidores se adaptaron los MiG-25 como aviones de reconocimiento al estilo del SR-71 Blackbird estadounidense. El concepto básico era el mismo: volar muy alto y muy rápido para penetrar en territorio enemigo y evitar las defensas por simple imposibilidad de ser alcanzados. Cabe indicar que debido a la incapacidad de interceptar SR-71 con MiG-25, la Unión Soviética impulsó el desarrollo del MiG-31.

Cualidades del MiG-25

Como hemos mencionado la principal cualidad de este avión es la potencia bruta de sus motores que le permitía alcanzar velocidades impresionantes a gran altitud, así cómo realizar trepadas en muy poco tiempo. El Mikoyan-Gurevich MiG-25, gracias a la potencia bruta de sus motores, batió 29 marcas de velocidad, capacidad de trepada y capacidad de carga, de las que algunas siguen sin superarse décadas después.

Hasta la llegada del F-15 a Israel los MiG-25 árabes sobrevolaban los cielos isrelíes con total impunidad alcanzando velocidades de Mach 3. La aparición del dúo F-15 y AIM-120 AMRAAM nivelaron esta situación y devolvieron a Israel el control de su espacio aéreo.

MiG-25 despegando

MiG-25 despegando

Durante los años 1960 y principios de 1970 la Unión Soviética solía hacer maniobras junto a la frontera de Alemania Occidental. Cuando los interceptores English Electric Lightning, los aviones más potentes en esa frontera, se ponían a su lado los MiG-25 realizaban rápidas trepadas donde quedaba en evidencia la superior potencia, velocidad y capacidad de trepada del aparato soviético.

Caso Belenko

En septiembre de 1976 el teniente Víktor Ivanovich Belenko desertó de la Unión Soviética a los mandos de un MiG-25, fabricado en febrero del mismo año, aterrizando en una base militar de Japón.

Este avión fue completamente desguazado y estudiado por ingenieros japoneses y estadounidenses, pudiendo examinarlo a fondo. Se descubrieron los materiales de construcción descubriendo que las alas estaban soldadas a mano o que el uso del titanio se limitaba a las zonas más expuestas a la fricción en vuelo supersónico. Cabe indicar que el MiG-25 no llevaba asiento eyectable.

En noviembre el avión fue devuelto a la Unión Soviética desmontado.

MiG-25 levantando el vuelo

MiG-25 levantando el vuelo

Operadores

  • Argelia
  • Armenia
  • Azerbaiyán
  • Bulgaría
  • India
  • Irak
  • Irán
  • Libia
  • Rusia: 146 aparatos en 2001
  • Siria
Marcar como favorito enlace permanente.

6 comentarios

  1. ¡Hola! ¿¡No lleva siento eyectable!? Eso es jugar, nunca mejor dicho, a la ruleta rusa, o tener confianza absoluta en el avión, los de mantenimiento, el fabricante…Siempre puede surgir un problema: pájaros, una pana en el motor, ¡qué se yo! y sin poder salir del avión, claro que yendo a mach 2,8 te puede hacer un estiramiento de cutis…¿Sabes si posteriormente le pusieron?

    • Recuerdo haber leído que en las últimas versiones de reconocimiento sí llevaban un asiento eyectable, aunque sólo útil en una franja de velocidad/altura, pero no lo he encontrado al repasar para el artículo 😛
      Lo que sí estaría confirmado es que el avión de Belenko no lo llevaba.

  2. He recordado esto:
    http://www.portierramaryaire.com/foro/viewtopic.php?f=5&t=614&st=0&sk=t&sd=a&start=180
    Un rumor, o quizó sea cierto, un Mirage F-1 intentando interceptar un eco que pudo ser un MiG 25

    • Sí. Tenía entendido de incursiones argelinas que se acercaban mucho a la península pero se daban media vuelta antes de llegar. Desde que el hombre es hombre se ha enseñado pabellón al vecino 😉

  3. Este avión salió por instantes de la atmósfera? Puede ser? Estoy en lo cierto?

    • Andres Adrover

      Según Wikipedia: el 31 de agosto de 1977, el “Ye-266M” al mando del jefe de pilotos de prueba del OKB MiG, Aleksandr V. Fedótov, estableció la marca absoluta de altitud para aviones a reacción por sus propios medios,[4]​ alcanzando 37.650 m en Podmoskovnoye, USSR.
      Si la frontera del espacio se considera los 100km, quedaría lejos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.